Mientras más preparado, mejor

Por Redacción de Suplementos

suplementos@gfrmedia.com

Elegir una carrera universitaria es un gran paso que tiene el potencial de cambiar tu vida. Por ello, debes prepararte para auscultar tus intereses y habilidades, y conjugarlos con la carrera que desees estudiar.

Hoy, más que nunca, las posibilidades son muy variadas y dependerán, también de aspectos como: tus notas y promedio, tu grado de madurez emocional, cuán independiente eres y qué profesión deseas ejercer. Sin embargo, si aún no tienes una idea clara de lo que deseas estudiar, eso no debe ser un obstáculo ni detener tus aspiraciones. Por ello, ya sea que tengas muy claro el panorama académico al que desees incursionar o que todavía no hayas hecho una selección, a continuación te brindamos unos consejos que te podrán ayudar a ejecutar tus metas.

  Autoevalúate. Para saber lo que quieres, primero debes conocerte. Para eso, haz un lista de tus intereses, de tu personalidad, de tu estilo de vida, de tus valores, de tus gustos, de tus habilidades y de las que te gustaría desarrollar. Existen varios cuestionarios sobre intereses, aptitudes, personalidad y valores que pueden ayudarte a conocerte a ti mismo. Uno de estos es el ''Holland Code'' (www.careerkey.org). También puedes buscar ayuda con la orientadora o consejera de tu escuela o de cualquier universidad.

  ¡Infórmate! No puedes elegir adecuadamente si no conoces las opciones que existen. En esta publicación tienes a la mano datos importantes sobres las carreras de mayor demanda en la isla y las instituciones académicas que las ofrecen. ¡Úsala!

  Escoge una institución que ofrezca programas generales, ya sea en Ciencias, Administración de Empresas y otros campos que te resulten atractivos. Usualmente, durante el primer año, el estudiante tiene clases básicas y puede ir adquiriendo una idea de lo que quiere hacer en el futuro.

  Nunca te pongas como obstáculo el factor económico para estudiar. Verifica con las instituciones que te interesan qué tipos de ayuda ofrecen.

 Organízate y evita procrastinar. Busca una agenda, ya sea electrónica o en papel y mantén una lista de las cosas por hacer. De esta manera no perderás citas importantes ni fechas límites para entregar documentos o trabajos. Llena las solicitudes a tiempo, envíalas antes de las fechas límite o llévalas personalmente (asegúrate de que te den un recibo de “recibido”) y sácale copia a todos los documentos que entregues. Archiva todos tus documentos para referencia futura.

  Crea tu propio grupo de apoyo. Reúnete con estudiantes que tengan tus mismos intereses y deseos de estudiar y no pierdas de perspectiva que si bien la socialización es importante, tu prioridad deben ser tus estudios.

  Por último, elige la carrera que te gusta, teniendo en cuenta la oportunidad de crecimiento en el área laboral que decidas estudiar. Las posibilidades están a tu alcance, ¡ejerce tu pasión!